info@anexiam.com
(+34) 972 110 521
C/ Alemanya, nº16 - despatx 18A,
17600 Figueres (Girona)

5 puntos clave para encargar y aceptar la corrección de un texto

5 puntos clave para encargar y aceptar la corrección de un texto

La Unión de Correctores, junto con Pilar Comín, ha publicado recientemente el Decálogo para encargar la corrección de un texto, un breve librito de apenas 25 páginas en el que se recoge de forma muy sintética aquello que tanto el cliente como el corrector necesitan al contratar un servicio de corrección.

A continuación, os destacamos los 5 puntos que hemos considerado básicos:

1-. Un mismo texto debe pasar diferentes filtros de corrección; es decir, debe leerse varias veces desde distintos puntos de vista, para revisar la normativa ortográfica, para aplicar el libro de estilo institucional o corporativo, para comprobar que resulta entendible para el lector, etc. Así pues, un mismo documento debería pasar pos distintas manos (u ojos) porque, cuando hemos leído varias veces un mismo texto, nuestros ojos ya no detectan aquellos errores que unos ojos frescos sí ven.

2-. Una sola corrección significa privar al texto de la calidad que se merece. Para garantizar la calidad de un texto, hay que respetar unas fases de proceso de publicación de un texto: primero hay que editarlo (enmendar errores de contenido como incoherencias conceptuales, anacronismos, adecuación del registro…), después hay que llevar a cabo las distintas fases de corrección: corrección de estilo, ortotipográfica y de pruebas.

3-. El orden de los factores altera el producto: alterar el orden de ejecución de las fases que hemos citado antes repercute sobre la calidad del resultado. Así, es preciso llevar a cabo una corrección de estilo en primer lugar y, posteriormente, la ortotipográfica y la de pruebas. Saltarse este orden o alguna de estas fases significa disminuir la calidad del texto final.

4-. Antes de presupuestar la corrección de un texto, debemos verlo. Con leer unas 2-3 páginas, podemos formarnos una idea del grado de intervención que necesita (y explicárselo al cliente), pues no es lo mismo un texto literario que un texto científico con tablas y una extensa bibliografía.

5-. A un corrector no se le paga solo por corregir, ni tampoco en función de la cantidad de títulos que acumule en su CV. El cliente debe saber que está pagando por mucho más que las horas necesarias para corregir su texto, pues el corrector vierte sobre el texto toda su experiencia, conocimientos y destrezas para lograr que ese texto se convierta en el mejor texto posible.

Desde Anexiam no podemos estar más de acuerdo: defendemos la figura del traductor y del corrector (en todas sus fases), la calidad lingüística y la dignificación del sector.

21/12/2017 10:00 Autor: Anexiam
comments powered by Disqus

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información (Aceptar)